jueves, 17 de enero de 2013

[Descubriendo Galicia] Islas Cíes

El archipiélago de las Islas Cíes, situado en la boca de la Ría de Vigo, está compuesto por 3 islas: la de Monteagudo o Norte y las de Faro y San Martiño o Sur. Las islas de Faro y Monteagudo están unidas por medio de un dique artificial y la barrera arenosa de Rodas, quedando la isla de San Martiño, que es la más meridional, separada por el Freu da Porta. Destacar la presencia de una pequeña laguna (O Lago) de agua salada con un conjunto de características que le confieren al Parque una especial importancia ecológica.

La Playa de Rodas y el Lago

El archipiélago de Cíes junto con los archipiélagos de Ons, Sálvora y Cortegada forman el Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas y la única forma de acceso al mismo es por barco. El Parque posee una extraordinaria biodiversidad, con una gran variedad de ecosistemas, donde destacan los acantilados, las playas y sistemas dunares, matorrales y los fondos marinos. Destacar que el medio marino ocupa el 86% de la superficie del Parque Nacional, aportándole una gran diversidad de fondos con un elevado valor ecológico y un gran atractivo.



He visitado las islas Cíes 3 veces y volvería a visitarlas mil más. Son unas islas ideales para hacer senderismo y disfrutar de la naturaleza. A pesar de eso, su mayor atractivo está oculto bajo la superficie del mar, por lo que el submarinismo es una actividad recomendada si visitas Cíes. 

En mi caso mis visitas fueron sobre tierra realizando algunos de las rutas de senderismo disponibles en la isla. En Cíes se pueden realizar 4 rutas diferentes de tipo lineal, es decir, la ida y la vuelta son por el mismo camino, y todas ellas parten desde la caseta de información situada en la isla de Monteagudo.

La primera ruta que realicé fue la Ruta do Alto do Principe, ya que es la más corta (1,7 km) y no habíamos ido preparados para caminar mucho. Esta ruta tiene un desnivel de 122 metros y transcurre por la isla de Monteagudo. Con esta ruta observaremos las dunas de Muxieiro, que son una zona de reserva donde podemos apreciar la flora característica de la isla. Mientras subimos hacia el mirador si miramos hacia abajo, en un claro encontraremos la playa nudista de Figueiras. Al llegar a la parte alta encontraremos claros ejemplos de la erosión que producen el viento, la lluvia y la salitre en las rocas. En el Alto del Príncipe, disfrutará de una panorámica de las islas, con playas a un lado y acantilados al otro.

Playa de Rodas
La otra ruta que realicé es la Ruta del Monte Faro, que es la más larga (3,5 km) y tiene un desnivel de 175 metros. Esta ruta es la más emblemática de las islas Cíes, transcurre en su mayor parte por la isla del Faro y sube hasta el Faro de Cíes, lugar a donde no llegué por falta de tiempo. Por esta ruta observamos las dunas y playa de Rodas y el sistema que forma con el Lago, esto es algo extraordinario y digno de ver. Realmente merece la pena pararse aquí y observarlo todo con detenimiento.
Lago

Cabe destacar que aquí pasamos de la isla norte a la isla del centro por un dique que al subir la marea puede quedar bajo el agua. Es recomendable tener en cuenta las horas de subida y bajada de la marea al planificar la ruta.
Dique de Isla Norte a Central

Continuando con la ruta pasamos por el camping y el punto de información del monasterio San Estevo. Pasamos también próximos a la playa de Nosa Señora, cerca de la cual hay un área de descanso, ideal para pararse y picar algo antes de continuar con la ruta.
Playa de Nosa Señora

Si nos desviamos al mirador, donde está ubicado el observatorio de aves, podemos divisar, en época de reproducción, gaviotas patiamarillas y cormoranes moñudos. Además desde aquí tenemos una maravillosa vista del archipiélago. Merece la pena pararse en este punto y observar las vistas y las aves. Recomendable llevar prismáticos, de lo contrario no podrán observar las aves en sus nidos.
Vistas desde el observatorio de aves

Destacar en este punto la Piedra de la Campana, donde la erosión ha creado un agujero en la roca y al pasar el viento por él hace un ruido similar a una campana.
Piedra de la Campana

Si continuamos la ruta llegamos al Faro pero por falta de tiempo no pude terminar el camino, por lo que esta parte queda pendiente para una futura visita a las islas.

Además de estas dos existen dos rutas más que son la Ruta del Faro da Porta y la Ruta de Monteagudo, las cuales todavía no he realizado y que intentaré realizar más pronto que tarde.

Mencionar que mis visitas fueron de un solo día, pero la isla posee un camping donde es posible acampar,  hay tener en cuenta que es necesario reservar con antelación mediante la pagina web. Y recuerda que sólo está permitido acampar en la zona habilitada para ello.

Para terminar les dejo algunas recomendaciones importantes para su visita a Cíes:

  • Lleve protección solar alta y échese crema cada poco tiempo, ya que el sol aquí es más fuerte que en la península y lo más probable es que se queme la piel.
  • En la isla no hay agua potable, por lo que es traída desde la península y es escasa. Es recomendable que lleve una botella de agua desde casa, lo agradecerá.
  • En la isla no hay contenedores donde dejar los residuos, por lo tanto deberá llevar una bolsa de casa donde almacenar estos residuos y traerlos de vuelta a la península, donde podrá tirarlos en los contenedores.
  • Se recomienda apagar las colillas y guardarlas en su bolsa de residuos, ya que son un residuo especialmente difícil de retirar en las playas y los caminos.
  • Está prohibido arrancar flores o frutos ya que perjudica el desarrollo de las plantas y se reduce el alimentos de insectos y aves.
  • No está permitido llevarse las conchas de la playa ya que aportan nutrientes para las plantas de las dunas.
  • No debe molestar a la fauna de la isla. No les dé de comer a las aves ni a los peces, ya que puede causarles enfermedades y cambios en sus hábitos alimenticios. Está prohibido arrancar los seres vivos, como mejillones o lapas, de las rocas.
  • Está prohibida la pesca deportiva, ya que las aguas del Parque actúan como un refugio de la vida marina.
  • Camine solo por los caminos principales para evitar la erosión y destrucción de plantas.
  • Está prohibido bañarse en el lago, ya que en sus aguas tranquilas y poco profundas se crían muchas especies marinas.