miércoles, 3 de septiembre de 2014

[Mis viajes por Europa] Pena Aventura Park

Pena Aventura Park es un parque de turismo activo situado en la localidad de Ribeira de Pena, Portugal, donde podrás disfrutar de un día o dos llenos de aventura y emoción en plena naturaleza. 


Nosotros conocimos este parque en una ruta 4x4 y además tuvimos la suerte de ganar un cheque regalo para dos personas, así que este verano no lo dudamos y nos fuimos a conocerlo.


Nuestro cheque incluía una noche de alojamiento en bungalow y cuatro actividades. Elegimos el Salto Negativo, un paseo en Segway, el Fantasticable y el Recorrido Aventura.

Según la recomendación de la recepcionista hicimos el Salto Negativo antes de comer y menos mal!. Cada persona es un mundo, eso seguro, pero desde luego a mi casi se me sale el estomago por la boca. Aunque dicho así parezca terrible, nada más allá de la realidad, seguramente repetiría si vuelvo a Pena Aventura. Lo mejor sin duda alguna es cuando subes, de repente estás por encima de los pinos y ves todo el valle, claro que cuando caes no es tan bonito. De todos modos, lo mejor es disfrutarlo sin miedo, después de una experiencia así uno se siente mucho mejor, capaz de afrontar cualquier cosa.

Mientras recuperábamos el aliento fuimos a dar un paseo por el parque y después a comer, ya que las actividades paran una hora para comer. Para hacer bien la digestión escogimos algo tranquilo y nos fuimos de paseo en Segway. Para mí fue muy divertido, era la primera vez que me montaba en uno y la verdad son muy fáciles de usar. Nos dieron un paseo por el parque y nos fueron enseñando las instalaciones. Fue una actividad relajada, perfecta para hacer después de comer.

Después de la calma llegó la actividad estrella: el Fantasticable, o lo que es lo mismo la tirolina más larga de toda Europa. En el parque nos equipamos y después subimos hasta lo alto de la otra montaña en furgoneta. Desde luego lo peor es la espera, yo estaba muy tranquila pero según se acercaba el momento los nervios atacaban mi estómago. Una vez que estás tumbada ya no hay vuelta atrás, y cuando el monitor te suelta y empiezas a descender los nervios desaparecen. Es una experiencia inolvidable, es literalmente como volar, te sientes libre y ya no quieres que acabe. Esta es la actividad más destacada del parque, por ser la más larga de Europa, y yo repetiré cada vez que vuelva.

Zona de llegada del Fantasticable

Lista para volar en el Fantasticable

Para terminar el día hicimos el Recorrido Aventura, algo típico, que no parecía representar un gran problema ya que elegimos el recorrido de dificultad media, pero hasta que no estás ahí arriba no sabes lo que es realmente. Sin duda alguna, en esta actividad fue donde pasé más miedo. Tuve autentico terror para pasar una zona en la que el suelo esta levemente inclinado y no hay cuerdas a los lados, pero cuando acabe el recorrido me sentía como si fuese la reina del mundo, con ganas de dar un grito al más puro estilo hollywoodiense. 

Aquí acabamos el primer día y las actividades que teníamos incluidas, así que nos fuimos a descasar a nuestro bungalow. Sentarse en el porche y mirar las montañas es una maravillosa forma de terminar un día lleno de emociones.

Nuestro bungalow en Pena Aventura Park

A la mañana siguiente, decidimos hacer una actividad más. Han estrenado este verano una nueva actividad llamada Alpine Coaster y por los vídeos tenía muy buena pinta. Es como una montaña rusa, lo bueno es que pasas entre los árboles del bosque y además eres tú quien controla los frenos, así que puedes ir tan rápido como tu quieras. A mí siempre me han gustado las montañas rusas y creo que esta es especial, mejor que cualquiera de un parque de atracciones. 

Por desgracia nuestra estancia acabó aquí, yo me hubiera quedado toda la semana para probar todas las actividades que ofrece este parque. Lo que me consuela es saber que puedo volver ya que está relativamente cerca de donde vivo.

Si queréis más información sobre las actividades que ofrecen y los precios visitad su página web. Animaos, será una experiencia que no olvidaréis.